Autor Tema: El poder de la estupidez  (Leído 2545 veces)

Desconectado Parlamento

  • Maestro Montefrieño
  • *****
  • Mensajes: 4215
  • +298/-20
  • No llueve eternamente
    • El portal ciudadano de Montefrío
    • Email
El poder de la estupidez
« en: Agosto 06, 2009, 09:48:24 am »
Merece la pena leerlo, no tiene desperdicio.

http://www.personal.able.es/cm.perez/estupidezhumana.htm


Con la sonrisa en los labios, como si hiciese la cosa más natural del mundo, el estúpido aparecerá de improviso para echar a perder tus planes, destruir tu paz, complicarte la vida, hacerte perder tiempo,buen humor,apetito, y todo esto sin malicia,sin remordimientos y sin razón. Estupidamente

Desconectado Parlamento

  • Maestro Montefrieño
  • *****
  • Mensajes: 4215
  • +298/-20
  • No llueve eternamente
    • El portal ciudadano de Montefrío
    • Email
Re: El poder de la estupidez
« Respuesta #1 en: Octubre 14, 2009, 11:40:16 am »
Retomando el tema tratado en el libro "ALLEGRO MA NON TROPPO" del gran Carlos M. Cipolla, y enlazándolo con una de las categorías de personas que más me fascinan en su libro, "los estúpidos", voy a hablar de los distintos tipos de personalidad.

En este caso voy a distinguir entre tres tipos de personas/personalidades: social, asocial y antisocial.

 El ser humano es "un animal social": necesita de la comunicación para sobrevivir dentro de la sociedad. Una personalidad social corresponde a una persona que se relaciona con los demás individuos de su entorno de una manera satisfactoria. Podemos decir que dicha personalidad va enfocada a conductas que comparten fines, culturas.

Asocial es aquella persona que no se relaciona, simplemente se aísla del mundo que lo rodea y considera su mundo interior lo más importante. Sus conductas suelen ser poco sociables, no les gustan los grupos de gente y no están capacitadas para vivir en una sociedad.

Una personalidad antisocial, bajo mi punto de vista una de las más fascinantes, corresponde a aquella persona que no se encuentra en armonía con la sociedad, no le gusta y la ataca. Tiene malas relaciones con los individuos de su entorno. Suele conducir a una conducta de manipulación, explotación o violación de los derechos de los demás. Además, siempre suele hablar en términos generales.

La personalidad antisocial, cuando transmite un mensaje o una noticia, altera la comunicación para empeorarla. Una característica de la personalidad antisocial, y una de las cosas lamentables acerca de ella, es que no responde al tratamiento o a la reforma. La personalidad antisocial no puede terminar un ciclo de acción, soliendo elegir siempre el blanco incorrecto. Muchas personas antisociales confiesan abiertamente las conductas más alarmantes cuando se les obliga a hacerlo, pero no tienen el más mínimo sentido de responsabilidad acerca de ellas. La personalidad antisocial sólo apoya a grupos destructivos, atacando cualquier grupo constructivo. Ayudar a otros es una actividad que casi vuelve frenética a la personalidad antisocial. Sin embargo, colabora estrechamente en actividades que destruyen en nombre de la ayuda.

La razón básica de que la personalidad antisocial se comporte como lo hace, radica en un terror oculto a los demás.

Para una persona así, cualquier otro ser es un enemigo; un enemigo al que se debe destruir en forma encubierta o manifiesta.

La obsesión es que la supervivencia misma depende de "oprimir a los demás" o "mantener a la gente en la ignorancia".

Si alguien prometiera hacer a otros más fuertes o más inteligentes, la personalidad antisocial sufriría la angustia extrema del peligro personal.

Su razonamiento es que si ya tienen tantos problemas con la gente que les rodea, siendo esta débil o estúpida, no pueden permitir que se hagan más fuertes o inteligentes.

Una persona así carece de confianza hasta el punto del terror. Generalmente esto está enmascarado y no se manifiesta.

La mayoría de estas personas no muestra señales externas de su trastorno. Parecen bastante racionales. Pueden ser muy convincentes.


En resumen:

Social: buenas relaciones con los individuos de su entorno.
Asocial: los individuos le son indiferentes.
Antisocial: tiene mal carácter, malas relaciones con las demás personas, conducta destructiva, etc...


Fuentes: Google


Esto podría explicar el comportamiento de los “Estúpidos” de Carlos M.
Con la sonrisa en los labios, como si hiciese la cosa más natural del mundo, el estúpido aparecerá de improviso para echar a perder tus planes, destruir tu paz, complicarte la vida, hacerte perder tiempo,buen humor,apetito, y todo esto sin malicia,sin remordimientos y sin razón. Estupidamente